Foto de contenido

Protector solar v/s pantalla solar

Los protectores solares contienen un ingrediente activo que absorbe al menos el 85% de radiación UV en un rango de 290 a 320 nanómetros de longitud de onda. Se trata de una barrera química y mientras más alto sea el factor de protección solar (SPF), menor será la cantidad de veces que debes reaplicar el producto durante el día.
En las pantallas solares, por otro lado, el ingrediente activo refleja o dispersa un espectro más amplio de rayos de luz (de 290 a 770 nanómetros de longitud de onda), actuando como una barrera física. De esta forma, no sólo minimizan el bronceado, sino que protegen de forma más efectiva contra las quemaduras producidas por el sol.

A tener en cuenta…
Cuando escojas un producto para cuidar la piel de tu hijo de los efectos del sol, te recomendamos que sea una pantalla solar.
Lo importante es que sea de elevada protección contra la radiación solar y que contenga sólo activos inocuos para la delicada piel de tu hijo. En este sentido, te recomendamos asesorarte por tu pediatra, para saber qué producto es el más adecuado de acuerdo a la edad y tipo de piel de tu pequeño.